Comercio Justo. Mandala Verde

El Comercio Justo es un sistema comercial solidario y alternativo al convencional que persigue el desarrollo de los pueblos y el fin de la pobreza, que es la consciencia de carencia en la que ha vivido y aún vive la mayor parte de la humanidad. En el Comercio Justo, la cadena de suministro es lo más corta posible, evitando la presencia de intermediarios innecesarios, y favoreciendo el beneficio para productores y consumidores.

El Comercio Justo está basado en estos ocho principios:

  • Trabajo decente
  • Desarrollo económico inclusivo
  • Equidad de género
  • Seguridad Alimentaria
  • Medios de vida sostenibles
  • Equilibrio Ecológico
  • Comunidades prósperas
  • Primero las personas en las políticas comerciales

La Carta Internacional de Comercio Justo establece una visión del mundo diferente al que estábamos acostumbrados. Un mundo donde todos somos libres de dar y recibir, sin intermediarios externos. Un mundo donde ya no hay depredación de la Naturaleza, sino que hay un desarrollo sostenible, una justicia y una equidad, como centro del comercio, los modelos de negocios y las prácticas de la reciprocidad.

De esta manera, todos, a través de su trabajo, pueden mantener un medio de vida digno y decente y desarrollar todo su potencial humano.

En Mandala Verde creemos que nosotros somos la generación llamada a hacer la diferencia en la manera en que producimos y consumimos. Somos la generación llamada a instaurar un modelo económico y social de cooperación, equidad, un modelo circular en el que todos somos incluidos y beneficiados: nosotros mismos, nuestras familias, nuestros colectivos, nuestros entornos, nuestra Madre Tierra.

La pandemia es un parón al mundo, marca un antes y un después a las maneras en que estábamos comerciando, intercambiando bienes, productos o servicios. De hecho, muchas empresas, negocios e industrias simplemente dejaron de existir, colapsaron.

En general, antes de la pandemia, nuestro modelo de producción y consumo estaba provocando algunas de las más grandes crisis de ámbito planetario: la degradación del medio ambiente y el agravamiento de la pobreza, la esclavitud del ser humano nunca se detuvo, y la violencia que todo esto generaba y sigue generando es imparable.

El mundo desarrollado estuvo durante milenios agotando los recursos de la Tierra a un ritmo desmesurado, como si estos recursos fueran infinitos. Y sí lo son, siempre y cuando sigas sus ciclos. La regeneración llega, la primavera llega, si se lo permites y no destruyes todo antes.

Los países desarrollados han tenido poco en cuenta los efectos perniciosos de la producción y el consumo sobre las economías de los países empobrecidos y sobre la ecología.

El consumo no es solamente una acción individual o familiar para cubrir nuestras necesidades, sino que también es una acción colectiva que puede tener repercusiones, tanto en nuestro entorno más cercano, como en la vida de otras personas, o incluso en el futuro de la humanidad.

Son muchos los colectivos que ya están organizados y se están organizando para poner en práctica el Comercio Justo, que es una manera alternativa para detener este impacto sobre nuestras economías y la Naturaleza.

El respeto al medio ambiente es una de las condiciones imprescindibles que debe cumplir toda organización de productores para poder comercializar sus productos a través de los canales del Comercio Justo.

Los consumidores cada vez se interesan más en lo que hay detrás de los productos que compran. Además del precio y la calidad, desean saber cómo, dónde y quién los elaboró. Y esto habla de una elevación en la consciencia humana, lo cual es muy bueno para la materialización de la nueva consciencia de cooperativismo, generosidad, abundancia para todos, que promueve el Comercio Justo.

El Comercio justo promueve la generación de oportunidades para los pequeños productores. Promueve una relación comercial equitativa y a largo plazo, un Precio Justo a los productores, también lucha contra la explotación laboral infantil y exige equidad de género, así como condiciones laborales dignas.

La definición de Comercio Justo consensuada internacionalmente es: “El Comercio Justo es un sistema comercial basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional prestando especial atención a criterios sociales y medioambientales.

Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores/as y trabajadores/as desfavorecidos, especialmente en el Sur”. (Organización Mundial del Comercio Justo, WFTO)

Si quieres saber los 10 vínculos entre comercio justo y Ecología, lo puedes leer aquí EL ABC DEL COMERCIO JUSTO

PARTE SUPERIOR

X