El carbón activo, o activado, es uno de los purificantes más usados en la farmacéutica, en filtros de agua, o para quitar los malos olores. De hecho, se hace cada vez más común en jabones y cremas dentales comerciales. Hoy en día, está disponible para todos  y podemos aprovechar sus beneficios en casa, de una manera cómoda y efectiva.

La piel de nuestra cara es la que más mostramos, también es la más expuesta a contaminación ambiental y al Sol. Esta exposición constante hace que, con el tiempo, los poros se vayan abriendo, por acumulación de restos de polvo, grasa facial, maquillaje y hasta productos limpieza de la piel.

Por eso, es importante que hagamos un detox o limpieza profunda de la piel, periódicamente.

Carbón activado en Mandala Verde - Vilcabamba
Foto crédito https://neodrinks.com

El carbón activo es excelente para esto, ya que, gracias a su capacidad de limpiar y exfoliar, logra absorber impurezas, toxinas y restos de suciedad. Además, nos ayuda a recuperar la tersura y la juventud de nuestra piel, al combatir la aparición de los radicales libres, que son moléculas que favorecen el envejecimiento cutáneo.

El uso del carbón activo está, especialmente, recomendado para las pieles más grasas y también para las mixtas, ya que absorberá el exceso de grasa de la piel, equilibrando la producción sebácea. De esta manera, también, ayuda a combatir el acné y evita su aparición, gracias a sus propiedades antibacterianas, y a que disminuye el tamaño de los poros al eliminar la suciedad que los obstruye.

Gracias al uso del carbón activo sobre tu cutis, notarás una mayor luminosidad y equilibrio en el tono y la textura de la piel, dándole a tu cara un aspecto más saludable.

 

¿Cómo hacer tu mascarilla de carbón activo en casa?

Ya sabemos la importancia de cuidar nuestro rostro, por eso se recomienda hacer un détox (o desintoxicación) mensual, o cada dos semanas, sobre todo, si vives en ciudades donde el aire está más densificado. También, se puede usar en ciclos de 4 días, como mascarilla diaria para aclarar el tono de la piel.

INGREDIENTES

1 cucharada de carbón activo (el más fino)

4-6 cucharadas de agua purificada (puede ser de manzanilla)

1 cucharada de miel

 

PROCEDIMIENTO

Mezclar el carbón activado con el agua y la miel. Mezclar bien, hasta obtener una mezcla sin grumos y no muy aguada para que se sostenga en tu cara.

Esparce esta mezcla sobre el rostro y cuello dejando actuar por 10 minutos, masajeando en todo el cutis los primeros 2 minutos. Lavar la zona con abundante agua tibia. Se puede reemplazar toda, o una parte del agua por aceite de coco, para mejores resultados.

*Nota: es importante hidratar bien la piel, después de la aplicación de esta mascarilla, ya que el carbón activado también absorbe la humedad de la piel.

mujer-joven-con-mascarilla-de-carbon
Foto crédito: us.hola.com

Descubre algunos de los productos Mandala Verde elabrados con carbón activo.

[cize_products product_style=»1″ product_image_size=»500×300″ target=»products» boostrap_bg_items=»6″ boostrap_lg_items=»6″ boostrap_sm_items=»6″ ids=»2727, 2737″ products_custom_id=»cize_custom_css_2079469431″ responsive_js_composer_custom_id=»responsive_js_composer_custom_css_1791299288″]

PARTE SUPERIOR

X